lunes, 10 de junio de 2013

Cosas de papel: Su Blackwell y sus libros-esculturas

Seguimos hablando del papel, esta vez desde un punto de vista artístico, escultorico, innovador.... en resumidas cuentas MARAVILLOSO.

Hay gente que tiene unas manos increibles y consigue hacer cosas como estas.

Su Blackwell se ha ganado uno de los puestos más altos dentro de mi lista mental de maravillas, y es que la primera vez que vi sus creaciones me quedé sin habla.
Esta artista británica y sus esculturas a partir de libros antiguos nos llevan a un mundo mágico, lleno de luces y sombras, de sutileza y ternura, de cuentos e historias que ondean con un viento invisibe.

"Utilizo ese medio para estudiar sobre la precariedad del mundo en que vivimos y la fragilidad de la nuestra vida, sueños y ambiciones.El papel ha sido utilizado para comunicarse desde que se inventó"


Sus obras no necesitan presentación, nos hablan por si solas y nos muestran un mundo paralelo que nos acerca a todo aquello que a veces anida en esas tardes melancólicas en las que  la niebla se apodera del ambiente.

"Todo comenzó después de un viaje q Tailandia, donde compré un libro de ocasión. Mi padre murió cuando estudiaba en la RCA; y pensé en la vida y la muerte.

Mi primer libro-escultura fue “Un americano tranquilo”. Corte la mitad del libro con un cuchillo artesano. Me inspire en una leyenda china, sobre dos amantes cuyas almas renacen de sus cenizas quemadas en la forma de dos mitades. Comencé a trabajar con papel, haciendo conexiones con los rituales espirituales que conocí en Asia del Sur oeste , lo que me llevo a trabajar con libros y cuentos de hadas”

Una de las cosas que me encanta es cuando dice  "Todos los libros que uso los descubro viajando entre librerias de segunda mano" , y es que, lo hablaremos en otra entrada, esas tiendas son unas de mis preferidas, porque sus libros han pasado por otros ojos, otras manos, otras vidas... y pesan un poco más.

Me gustaría tener un "Su Blackwell" en mi estantería, ocupando por lo menos la mitad de ella. O quizá un día me anime a intentar hacer algo parecido, aunque se aleje mucho del original, mucho mucho.


Por ahora lo pondré de fondo de pantalla.  Y mientras se apaga el ordenador centelleara unos segundos antes de dejar paso a la oscuridad de la noche y a los sueños de después.

4 comentarios:

  1. Increible! Pero como puede hacer cosas tan bonitas! Yo tambien quiero uno!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el porque te gustan los libros usados, nunca lo había pensado así.....

    ResponderEliminar