jueves, 18 de julio de 2013

De vacaciones...

Ha llegado el momento de coger la maleta y cerrar la casa a cal y canto. ¡Llegan las vacaciones!

Unos días sobretodo para no hacer nada. Un "nada" que comprende: pasear, no pensar, leer un rato, apuntar ideas en una libreta, pasar rato cocinando o comer comida de tu madre, de tu padre o de tu abuela, estar tumbada al sol, a la sombra, en el césped, en la playa.. con un poco de brisa a tu alrededor...
Fuera de la tecnología, oliendo el mar, buscando puestos de libros de segunda mano, granizados, horchata y orquestas de de pueblo. ¡Que ganas!

Y además... tengo que terminar los relatos de "Conversaciones en los tejados". Ya tenga varias historias, y otras en proyecto, agolpados en un cuaderno que llevo siempre conmigo. ¡¡¡¡Tengo unas ganas locas de ir dándole más forma!!!!! Mmmmm, tiempo, tiempo, tiempooooooooo. Verano, verano, veranoooo

Por todo esto y mucho más, hacemos un parón en Papeleando y nos despedimos no sin antes enseñaros los nuevos marcapáginas que he estado haciendo:



En mi bolsa para las vacaciones me llevo la biografía de Mandela, uno de Marsé  "Ronda de Guinardó", retomo uno de Milena Agus que ya me he leído (todavía sin decidir), y luego lo que vaya pillando entre puestos callejeros y bibliotecas de las casas que vaya visitando.
¡Es un gusto eso de ir leyendo los títulos que hay apilados unos al lado del otro en las estanterías de tus conocidos y descubrir cosas nuevas!






Y aquí dejo una imagen que vi en el muro de la
Librería-Café Puerta Tannhäuser de Plasencia y me encantó:

        ¡Nos vemos en septiembre!!!

lunes, 15 de julio de 2013

Los libros y sus películas

¿Libro o película?
Suelo ser de leer el libro antes, y luego ver la peli. Pero no siempre pasa así, como con "Un corazón invencible", "Grandes Esperanzas", o "La Mandolina del Capitan Corelli". Y una vez tienes cada uno en una mano, una sube y otra baja ¿cual te ha gustado más? Casi siempre hay un@ que gana, pero hay veces que se produce un empate.

Definitivamente lo que peor llevo al ver una película de un libro que he leído es que no se parezca en nada a lo que yo me he imaginado. Porque todos al leer imaginamos la historia en nuestra cabeza, con los paisajes, los personajes, el ambiente... y es difícil luego estar a la altura.

Y otra cosa que llevo fatal es que cuando sale una película de un libro, a la siguiente edición le ponen en la portada una foto de los actores ¿Porqué? Todo el marketing que quieras, pero para mí es renunciar a algo, renunciar a su esencia.

Y todo esto para decir que este lunes he querido hablar de los libros y sus películas. Así que aquí os dejo dos de cada.

Libros que me han gustado más que sus películas:




-Tan cerca tan lejos, Jonathan Safran Foer

Fue en 2004 (puff, no ha llovido desde entonces...) cuando vi un artículo en el periódico y lo compré. Me encantó. Me atrapó desde el principio, la historia, los personajes, el modo de ir narrándola, de lo que no dice y tu vas encajando en tu cabeza. Me quedó tan buen sabor de boca que he seguido desde entonces al autor, aunque sólo tiene tres libros y el último es una investigación sobre comer carne animal.
El año pasado sacaron la película, e ilusionada fui al cine a verla como la primera. Cual fue mi sorpresa cuando mientras avanzaba la trama no podía parar de revolverme en el asiento. No puedo decir exactamente qué no me gustó, porque es que fue todo, incluso Tom Hanks y Sandra Bullock, que tienen películas buenas. Pero esta... Nada de nada.



-Amanecer en el desierto, de Waris Dirie

El libro cayó en mis manos como un regalo hace años, y fue una lectura dura, intensa pero emocionante. Y la película no desmerece, pero es un poco floja para lo que es el libro. Sin embargo tengo que afirmar que no es mala, como la que nombro arriba, sino que el libro me emocionó más.





Al revés (películas más que libros)



-Grandes Esperanzas

En 1998 se llevó al cine una adaptación actualizada de la famosa novela de Charles Dickens, Me encantó, tanto... que se ha convertido en una de mis pelis, una de esas que guardo en VHS y que viene a mi cabeza cuando pienso en las películas que me han marcado.
Sin embargo tengo que reconocer que cuando leí el libro de Dickens no me gustó en absoluto, incluso no lo acabé y lo regalé. No encontré nada de lo que me había fascinado en la película, y preferí olvidar que estaban unidos.



-La Historia Interminable.

Película de infancia con los inolvidables Bastian, Atreyu, Fujur, la Emperatriz infantil... Un cuento que se guarda en tu memoria y te hace dormir mejor.
Sin embargo cuando leí el libro, pese a que lo cogí con ilusión, estaba escrito con distintos colores y tenía buena pinta... me llegó a aburrir y preferí quedarme con la magia de su versión cinematográfica.



Mitad mitad



 -Vírgenes Suicidas

Una de mis películas preferidas de aquí a la luna. Sofia Coppola me apasiona, todo hay que decirlo, pero esta película es sublime.
Y se nota que uno de sus escritores preferidos es Jeffrey Eugenides, porque ha clavado el libro, que lo leí después y lo he releído ya como cuatro veces, porque narra de una forma que ENAMORA!


-El peso del agua de Anita Shreve

El libro me encantó, como muchos de esta autora y cuando vi la película, tuve que reconocer que Sean Peen, su director, como la clavó (salvo que el final lo varía y al principio me causó un poco de recelo) pero los actorazos que tiene (el propio Penn,Sara Polley, Catherine McComack..) y y lo bien que representan la trama hizo que tenga a los dos en alta estima. Incluso copié un poema que no aparece en el libro, que me encantó, y lo llevaba siempre encima, en un bolsillo de la cartera.


Habrá segunda parte ;)

jueves, 11 de julio de 2013

Cosas de papel: Exposición de papel en la Saatchi Gallery de Londres

En la Saatchi Gallery de Londres hay una exposición que me gustaría visitar. Y aunque está hasta el 29 de septiembre (si alguno de los que estáis leyendo esto pasáis por ahí ¡Animaros!) se que no podré verla. Así que he estado husmeando en la web del museo y me he entretenido viendo las obras que componen Paper, esta exposición de unos 40 autores que nos dejan su huella mostrándonos lo que son capaces de hacer con este material que tanto me gusta.

Y puedo decir que "he salido" contenta de la expo, cosa que no pasa habitualmente ( mejor no recordar la última vez que vi una exposición relacionada con esto, hace poquito además, llamada In paper y de la que salí echando chispas. Y es que cierto arte moderno a mí personalmente no me llega, sin meterme en valoraciones artísticas ni históricas)

Me ha encantado encontrarme con autores que han utilizado este material de maneras muy diferentes y han obtenido resultados bonitos, sugerentes, sorprendentes, básicos, cercanos, evocadores.

Aquí os dejo una pequeña muestra de los que más me han llegado.




Marcelo Jácome muestra sus esculturas de papel, que cuelgan sobre el espacio abierto de la sala dándonos una idea de movimiento que hace volar nuestra mente




Daniel Kelly crea interiores a través del papel, haciendo perspectivas y añadiendo ilusión a una obra que parece que nos adentra en el interior de una historia, perdiéndonos en la lejanía...






Jessica Jackson Hutchins crea su obra a través de papel de periódico y revistas, dejándonos un escenario de muebles y objetos que con gusto colocaríamos en nuestras casas, por lo menos ¡Yo sí!






Paul Westconsin pinta en cualquier material que caiga en sus manos. Y aquí nos deja una obra de arte en vasos de café reutilizados. Más ideas para hacer y no tirar todo lo que pasa por nuestras manos (sale mi vena eco)







Ry Fyan mezcla papel y escultura para mostrarnos escenarios que se cuecen en su cabeza de aquello que pasa y quiere expresar al mundo exterior. Me gusta la diferencia de relieves y el ambiente solitario que veo en sus obras.








Dawn Clements nos muestra una colorida obra que me evoca ese momento en el que al escribir o crear se van coloreando las partes de aquello que quieres ir contando, adquiriendo forma y textura, aire y sonido... vida.





Un OLE  a la Saatchi Gallery!!





lunes, 8 de julio de 2013

Autores que me tocan: Juan Marsé

Juan Marsé llegó a mis manos en 2011 ( lo que tiene llevar un bloc con todos los libros leídos y las fechas). Y fue con "Rabos de Lagartija", un regalo de cumpleaños por un compi de trabajo. El título era por lo que había elegido el libro, pero fue el contenido lo que me envolvió. Un barrial de Barcelona, una infancia difícil, una historia de suburbios, una mezcla de postguerra y vidas entrecruzadas, algo de magia envuelta en sueños...

Luego, poco a poco, entre préstamos de amigos y tiendas de segunda mano llegaron "El embrujo de Shangai", "Últimas tardes con Teresa", "Caligrafía de los sueños", "Las canciones de amor en Lolita´s Club", "La muchacha de las bragas de oro" y ahora entre mis manos está "Ronda de Guinardó".

Hace poco estuve en Barcelona y pensé en qué le diría si me lo encontraba por la calle, pero nada acudió a mi mente salvo los típicos "me gusta su obra", "me envuelven sus historias"... Y es que ya con sus 80 años, sigue escribiendo y hace unos meses han presentado documental sobre él.  Sus arrugas y los surcos de su rostro no hacen más que avisarnos de todo lo que esconde, de todo lo que ha ido reflejando en sus libros.

Suele escribir en su despacho de Barcelona, rodeado de libros y objetos personales. Quizá algún día pueda tomarme un té con él ahí sentados, mientras nos envuelven todas las historias que ha ido escribiendo a lo largo de los años. 

En El País dicen  "Marsé cuenta como si a la vez te regalara postales en las que están los colores de lo que vio.Cuenta para que veas, no solo para que oigas." (Y yo sonrío)
Y a principios de año en una entrevista dijo "Me veo sentado en esta mesa, escribiendo a mano y con buena letra, acompañado por el saxo de Charlie Parker destilando «Oh, lady be good»" (Y yo pensé: ¡cómo yo, a mano, a mano, a manooooo)



Estos dos libros suyos los tengo en reserva. Me los regalaron de segunda mano, de los traperos de Emaus. Y me faltan todavía dos más que he fichado en la biblioteca


Así que mientras escribo, en el ordenador esta vez :( , escucho la canción y la guardo mis favoritos, sección: música para cuando siga con mis relatos este verano.  Aquí os la dejo.



jueves, 4 de julio de 2013

Cosas de papel: Cuadros en blanco y negro y coloridos, siii, todo en uno! Gemma Granados y algo mío.

Hace poco vi en una tienda un cuadro hecho de una página de un libro de fondo y un dibujo pintado encima. Me gustó y pensé en hacer algo parecido para mi casa.

Y lo que son las coincidencias. Justo al día siguiente, me tropecé con un mercado de artesanos independientes mientras paseaba, y vi unos cuadros del mismo estilo (de  Sapo concho)  decorando parte del espacio. Estos eran:


     


 





Y entonces pensé: "Venga, tienes que hacer tú también uno"
Mi habilidad con las pinturas todavía no está probada, y mis proyectos a mano van poco a poco, pero me arriesgué y empecé a darle vueltas a la cabeza: "y ¿qué hago? ¿qué dibujo? ¿qué pinto?.... arggggg"
Entonces pensé que lo mejor para empezar era coger un dibujo que me gustara y estamparlo ahí. (hasta que tuviera mis propias creaciones con acuarelas) Y así, como pasan las cosas, vino ella a mi cabeza.

Llegó a mi vida por un comentario de facebook, días después de que tuviera que decir adiós a este mundo, hace poco más de un mes. No la conocí, por poco porque era amiga de una amiga y vivía en la tierra de mi novio, pero como me dijo mi amiga "sin duda Gemma te habría gustado mucho, como persona además de artista y seguro que tus cosas también a ella... en Yo no leo te leyó, eso seguro, fue una de las mis mejores lectoras y la que mas apoyó el libro"

Gemma Granados, era una artista que creaba mundos coloridos a su alrededor, en papel, en paredes, por el mundo, en su pueblo, en internet, en nuestras memorias ... ¿Cómo definir a alguien cuando no la has conocido y sin embargo sientes como si lo hubieras hecho?

Por eso mejor os enseño esto. Por tí Gemma, y por lo que eras y seguirás siendo.

Mi creación, imitando a los de arriba, con un dibujo precioso de Gemma Granados



lunes, 1 de julio de 2013

Libros comestibles

Hace como un mes fui a un taller de Cupcakes literarios, pero me llevé una gran decepción porque me esperaba esto e hicimos esto. Y si, rico estaba, con esa crema de queso que hasta rebanábamos el bol. Pero literarios, literarios... no eran.
Tiñó de rojo la magdalena (porque yo eso de cupcakes, como que no, magdalenas de toda la vida, que anglicismos cuantos menos) de novela romántica, de negro (con cerveza guinnes) la de novela negra, y de azul la de libros infantiles. Y eso fue todo, por lo que se me quedo corto y me fui a casa un poco defraudada.

Obviamente no iba a conseguir el primer "esto" que habéis visto, pero era mi ilusión. Así que me he propuesto hacer alguna vez una. Eso será más adelante, pero por el momento me contento con ver estas maravillas, ¿no son irresistibles?


Magdalenas con libros, aqui la Fuente 

Pasteles en forma de libros pequeños, cogidos de aquí

Este si que es completo y muy perfecto,una obra de arte; cogida de aquí

Y esta con taza de té incluida, o de chocolateeeee mejor dicho, tiene una pinta... fuente aquí

Libro hecho al estilo Su Blakwell, cogido de aquí

Un placer poder hacer estas maravillas. Hay que ponerse un día a practicar. Leer es un placer, pero comérselos... mmmm.... ¡Seguro que también!

cogido de Lecturalia