martes, 8 de abril de 2014

La novela... febrero y marzo


La novela avanza lenta. Estos dos meses he estado inmersa en otros dos proyectos que han hecho que el
tiempo se convirtiera en minutos que se escapan entre los dedos, pero llevo ya semana y media entregada de nuevo a tope.

Ya son 70 páginas de word, 140 de un libro más o menos, (dicho así no suenan mucho pero ya lo creo que son!!) las que se agolpan llenas de palabras para formar una historia que ha ido cambiando a veces, pero permaneciendo fiel a la idea inicial. 

Su momento son las mañanas. Me recluyo en la biblioteca, o en una cafetería como veis en la foto. Rodeada de libros por todas partes, mejor no se puede estar. Saco mi cuaderno, mi boli, ahí tengo mi esquema, mis ideas, los tramos (hay que seguir un orden en algún lado para no perderse) y me dejo llevar por lo que los personajes han ido haciendo en mi cabeza cuando yo estaba pensando en otra cosa.

Creo que lo mejor de todo esto es que la historia te acompaña día y noche, te mece cuando hace frío, te sacude cuando estás dormido. Ver como evoluciona es alucinante. Ella solita, en mi cabeza.

La parte más difícil es plasmarla. Plasmarla con estilo, con gusto, con sentido, con esencia, con ritmo. Muchas veces vuelves la vista atrás y te das cuenta de que las palabras no suenan, no brillan, no representan lo que tu querías. Pero lo importante e ir avanzando. Después... queda mucho tiempo para corregir. Y ya tengo una correctora profesional en camino ;)

Me siguen preguntando ¿Pero de que trata? Y la verdad es que sería malísima  para dar una reseña de la historia. Podría decir... "Ocurre en Madrid, porque la protagonista tiene que ir allí a buscar algo, pero en realidad la historia viene de antes".  O "Es una elogio a las antiguas profesiones, a la lentitud, a la escritura, a las tradiciones", pero también acertaría si dijera "Al final todo tiene un sentido, porque las vidas son así, vas haciendo cosas y con el tiempo casan las piezas" Y si me preguntan por una razón diría: "Los abuelos... que son los mejores" ;)
Una de mis abuelas no lo sabe, pero su testarudez me dio ideas para parte del guión. Y lo demás... fruto de la imaginación, con toques de realidad biselada, porque coger retazos de lo que veo es una de mis especialidades, e inventarme sus historias es otra. 
Sin ir más lejos, esta mañana en la cafetería he hablado con una chica, una chica griega que estaba discutiendo con su novio, que se ha levantado y se ha pirado y la ha dejado ahí sentada, con los ojos cerrados y las manos en la frente. Cuando ha realcionado y he conseguido su mirada le he dicho: Are you ok? Y nos hemos puesto a hablar. Pues así salen muchas veces las historias, un poco de realidad, un poco de ficción. Resultado:  recuerdos de historias no vividas, como siempre.


Ah! por cierto. ya tengo el título de la novela. Pero eso... todavía es secreto, Sólo dejo una pista, quizá un jeroglífico. Esto. A ver quién lo acierta ;)





miércoles, 2 de abril de 2014

Rua de Biblos - mi nuevo proyecto literario y manual



Al final...  me lancé. 

Desde hace tiempo tenía una idea  en la cabeza pero no terminaba de coger forma del todo. Quería hacer algo que tuviera que ver con los libros y la literatura... pero era importante que el tema del reciclaje y el cuidado del medio ambiente estuviera inmerso también.
Así que durante varios meses estuve pensando en el tema pero sin llegar a ninguna conclusión, terminando por dejarlo un poco a parte y centrándome en otras cosas. 
Y fue hace un mes, más o menos, cuando la idea vino a mi cabeza.                                                                 Estaba sentada en una cafetería, tomando un té, escribiendo mi novela, cuando miré hacia la calle y empezaron a aparecer varias ideas en mi cabeza. Un posa-vasos literario, un agarra teteras con frases sobre los libros, un cobertor para tazas...                     Los momentos de lectura son muy importantes, y llenarlos de un poco más de magia podría ser una manera de completarlos. Así que apunté las ideas y seguí escribiendo. Pero... no podía. Mi cabeza se había activado, así que pensé en un nombre, y no me costó nada encontrarlos. Desde hace varios años he sabido que si creaba algo se llamaría Biblos. Lo vi escrito en el rótulo de un bar en Edimburgo y me encantó. Agrupaba la palabra biblioteca, la palabra libros, estaba en una ciudad de la que me enamoré y cuando investigué el nombre resultó ser una ciudad del Líbano, un país que siempre me había atraído. Pero no solo eso, Biblos en árabe viene de una palabra que significaba montaña, pero los griegos lo llamaron Byblos, y de ahí sacaron la palabra biblon, que significaba libros, y es originaria de la palabra biblioteca. Además fue una ciudad donde había mucho mercado de papiros ¿Se puede pedir más?

No había dudas, ese iba a ser el nombre.
Pero se me ocurrió otra idea más. Miré de nuevo a través de la ventana y vi los carteles que decoran las calles lisboetas. Un rotulo de piedra blanco con un punto o clavo negro en cada esquina, y dentro escrito: Rua de...
Ahí fue cuando me di cuenta que mi proyecto era una "Rua de".
Quería hacer artículos para los amantes de los libros y el papel, ese iba a ser el subtitulo, y para ello había que tener variedad. Empezaría por los posa-vasos y los agarra teteras, seguiría por los colgantes y pendientes de libros pequeños (copiando una idea de un regalo de una amiga), haría cuadernos con cajas de cereales, velas ecológicas, por supuesto, y con frases literarias para que acompañaran la lectura, pisa papeles de piedras pintados, marca-páginas, colgadores de puertas... y así se iban sumando ideas. 
Por eso tenía que ser una calle, una rua, en la que caminar e ir encontrando los distintos productos, como si allí se aglutinaban todo, un lugar donde los amantes del papel, de los libros y de la literatura pudieran encontrar objetos relacionados con su pasión, objetos que llevar cerca de ellos cuando leen, cuando caminan, cuando viajan... Objetos que harían más mágicos sus días, y les harían sentirse más comunicados con esa afición que con tanta magia puede llegar a envolverte.
Y porque hay que cuidar de esos pedazos de papel que tanto nos hacen vibrar.
Esa era la idea, la calle, aunque para empezar sólo cuente con una mesa pequeña donde exponer los productos. Una cosas es la mente y otra la realidad, pero hay que soñar ;)
Y todo ello con varios objetivos:

-Promover el amor por los libros
-Fomentar la lectura
-Envolver momentos de magia literaria
-Reutilizar el papel y el cartón

Así que me puse a crear y fueron saliendo esas cositas que podéis ver visitando la página de facebook, y si os toca... darle a "me gusta", y si os toca un poco más compartirlo.

Desde ahora... la Rua de Biblos está abierta!


lunes, 31 de marzo de 2014

Sigueru Ban: Arquitecto-activista, con el papel de por medio



Sigueru Ban acaba de ganar, la semana pasada, el premio Pritzker de Arquitectura, dónde han hecho hincapié en que en su arquitectura la sostenibilidad no es un concepto sino un hecho, algo intrínseco.
Sigueru Ban y su equipo antes de montar las tiendas para el
campo de refugiados después del Tsunami


Y lo que me gusta de este japonés nacido en 1957 en Tokio, es el carácter social que envuelve su obra y todo lo que hace. Y es que hace más de 30 años, cuando se enteró de que tres millones de refugiados vivían en Ruanda a la intemperie, se presentó en Ginebra en las oficinas de la ONU  y les ofreció un invento: una estructura de tubos que evitaría la deforestación de los bosques ruandeses. La ONU, que los estaba talando para construir cabañas, lo escuchó.
Desde entonces, Ban, se ha volcado en hacer una arquitectura que trabaja con eficacia los materiales y el entorno.

Lo llaman el arquitecto solidario (ha diseñado viviendas de emergencias para zonas catastróficas de India y Japón, pasando por Europa del este, África y llegando hasta Nueva Orleans), el reciclador (porque ha construido con cartón, papel, cajas de refrescos), siempre reinventando y haciendo cosas nuevas viendo las posibilidades de los materiales, o el arquitecto de papel. ¡Qué nombre más bonito!

Es consultor de la Agencia de la ONU para los Refugiados ACNUR desde 1995, y director de Voluntary Architects’ Network (VAN)Y a pesar de que estos últimos años, forjada una reputación importante, ha tenido grandes encargos importantes como el del Centro Pompidou de Metz, la Catedral de cartón en Christchurch, Nueva Zelanda, la Sala de conciertos de L’Aquila, después del seísmo que sufrió la localidad italiana, el Museo Nómada de Nueva York, las casas de papel en Japón...



...él ha seguido dedicando la mitad de su tiempo a un trabajo humanitario por el que no cobra y por el que tiene que desarrollar un ingenio e innovación constante, como el que vemos en estas fotos:

Tsunami que asoló la costa nordeste de la principal isla de Japón

India

Turquia


Kobe
Pero  no sólo eso, sino que:
- Enseña a voluntarios y estudiantes para que sepan como reaccionar y hacerlo ellos solos.
- Refuerza la idea de que la arquitectura también puede ser un asunto alejado de las modas, dependiente de la investigación y unido a la necesidad.
- Contribuye a que su disciplina no permanezca ajena ni a la devastación medioambiental del planeta ni a las catástrofes naturales y sus consecuencias.
“Me tomo el premio como una advertencia conmigo mismo: debo tener cuidado de seguir escuchando a la gente”, declaró Shigeru Ban tras conocer el fallo del jurado.

¡Un premio bien merecido!




lunes, 24 de marzo de 2014

Libro- té... Segunda edición / Collage




En esta nueva edición de Libro-té, me he reído bastante con vuestras contestaciones. Encontrar nuestro lugar de lectura no siempre es fácil, incluso muchos tenemos varios, pero es divertido ver el de cada uno y poder recopilar algunas anécdotas. 

Os diré que esto no es un concurso ni una competición, pero si lo fuera, tendría una rotunda ganadora, seguro que lo adivináis cuando veáis la foto, allá "por abajo", con máscara y todo ;) , seguida de la lectora más pequeña de esta edición ;) 

Me encanta veros a cada uno de vosotros en vuestros paraísos particulares, ¡SEGUID ASÍ! 

¡Volveremos a la carga pronto!



Natalia, en algún rato libre que encuentra en el trabajo



Víctor, en una foto que ha titulado "Momento íntimo con Lorca", por eso de que a veces lee en la cama, como esta que vemos.



Aquí el kit de lectura infantil de la pequeña Iraia 


Ventura, en su mesa de trabajo, encontrando tiempo para dedicar a la lectura entre trabajo y trabajo.


César, intentando leer pero no consiguiéndolo. Las páginas se vuelven borrosas a la hora de dormir...


Iranzu, buscando momentos tranquilos y uno de los lugares más cómodos de la casa para zambullirse en la lectura


Toya, en su cama y con su gato Mu a los pies


Elena, la BIBLIOTECARIA MISTERIOSA en su biblioteca infantil, leyendo "Jaime de Cristal", un libro de Gianni Rodari e ilustrado por Javier Aramburu.


Manuel, en el salón de su casa, donde casi siempre lee, con unas apetecibles galletas María!!!





Y yo, en el metro ( o en un autobús también), para no perder la costumbre ;)







viernes, 21 de marzo de 2014

21 de marzo: Día de la liberación de libros

Ya desde el año pasado me he unido al "Club de los libros perdidos" y el día 21 de marzo libero alguno de los libros que he leído y lo lanzo al mundo.

La idea es "liberar un libro, es simplementjke dejarlo en un lugar público como un banco, un árbol, una cabina, un bar... a la espera de que otra persona lo encuentre.

Las reglas son:

-  En la primera página  escribir una pequeña dedicatoria y escribir arriba que pertenece al "Club de los libros perdidos" 

- Que es de quien lo encuentre pero que al finalizar su lectura deberá ser liberado, para que pueda ser disfrutado por otras personas nuevamente.

- El día y el lugar en dónde fue perdido, así en cada liberación sera posible saber por dónde ha viajado.

Yo ya tengo el mío preparado. 

Hace dos días terminé de leer el libro de Garth Stein "Alguien robó la luna". Lo encontré hace un año en una biblioteca que iban a regalar y me lo llevé a casa. Lo he tenido ahí mirándome en varias ocasiones, pero no fue hasta la semana pasada que lo cogí entre mis manos y no lo solté.
Me ha encantado. Quizá no al principio, algo en su literatura me chirriaba al oído, pero poco a poco me ha enganchado, porque cuenta una historia que no es previsible, porque ahonda en sentimientos y situaciones cotidianas que a veces pasamos por alto, porque es muy real y muy palpable, porque hablar sin tapujos.
Tener esa sensación de no poder dejar de leer un libro es algo increíble, no pasa siempre. Con él me ha pasado, así que he decidido que sea él. Que vuele, y que otros lo encuentren.


Hoy cuando salga de casa lo dejaré en algún lado de la ciudad, para que otros puedan leerlo, para que puedan disfrutarlo.


OS ANIMO A HACERLO TAMBIÉN . 

Hoy día 21 de marzo... lOs libROs A lA cALle!!!!

sábado, 8 de marzo de 2014

Libro-té / Segunda edición


En esta segunda edición, la iniciativa consiste en hacer una foto a la forma más original que cada uno tenga de leer, o la que imagine, como en las fotos que he recopilado arriba, todas encontradas en la web y todas guardadas en mi ordenador sin poder evitarlo. ¡Me encantan! Cuando veo estas cosas se me hinchan los pulmones, no me caben, me presionan, mi boca empieza a desdibujarse para mostrar una medio sonrisa, lo que me rodea se vuelve de colores... vamos... que es un chute de alegría verlo. 

Así que espero vuestras aportaciones, para poder tener mi dosis de "chutes" al día, y a la semana, activa.

Porque... leer es divertido, te mete dentro de otros mundos, te acompaña, te hace soñar, te hace vivir, te hace pensar, te hace compartir... 


 Podéis enviar las fotos a eloiseliyu@gmail.com antes del 23 de marzo.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Hellen Musselwhite y sus creaciones en papel

Hellen Musselwhite empezó a crear ya desde pequeña, con los papeles de regalo, mundos paralelos llenos de color que le acompañaban e iban precediendo a las obras que ahora conocemos de ella.

Estudió diseño gráfico e ilustración y comenzó a decorar muebles, joyas, pinturas... hasta que volvió a recuperar el medio que más le gustaba: El papel.

Su mayor inspiración viene del paisaje y el campo inglés, algo que tiene a un pequeño paso de casa ya que vive en el sur de Manchester, junto al campo y cerca de la ciudad. Y suelen ser los paseos con su perro Earl los que le descubren nuevas ideas para seguir sacando maravillas de este material que tanto da de si.

Las 5 cosas sin las que no puede vivir son su perro, el amor, su móvil, la música y las imágenes visuales.
Ha trabajado para marcas como Audi, Nokia, Cadburys.
Se siente feliz cuando está inspirada.
El peor trabajo que tuvo fue fregando platos en un café.
Y le gustaría que si hicieran una película sobre ella la protagonizara Audrey Tatou.

Aquí os dejo parte de su obra: