jueves, 29 de diciembre de 2016

"Asylum" de Javier de Irusi para CEAR - Hablando de libros


Asylum viene del griego y significa "sitio inviolable". Un sitio que deberíamos tener todos, ya no solo por la Convención de los Derechos Humanos, sino porque nos debería salir de dentro, de los más profundo de nuestro interior, sin ningún tipo de duda.

Este cómic, que forma parte de la iniciativa "Memorias compartidas: una miada al derecho de asilo desde las experiencias de exilio durante el franquismo" coordinado por CEAR-EUSKADI, cayó en mis manos el otro día cuando pasé por la biblioteca. Había estado en contacto con la ONG hacía poco y además el tema de los refugiados es algo que forma parte de mi vida no sólo en los medios (como para la mayoría) sino en el día a día, ya que colaboro con una organización que trabaja con ellos e intento hacer campañas de sensibilización. Así que lo cogí y lo devoré en la cocina, mientras preparaba la cena y después, mientras los platos se resecaban una vez terminado, pegada al radiador y con el sonido del frigorífico de fondo.

Cuenta la historia de Marina, una anciana de Bilbao a la que su familia le va a visitar a un asilo y en una conversación con su nieta rememora la época de la guerra de civil, los bombardeos, la huída a Francia, después a México... Pero también cuenta la historia de Sanza, Aina, Chris e Imelda, que huyen de otras guerras, otras injusticias, otras violaciones de derechos, porque desgraciadamente de eso sigue habiendo mucho. Entremezclando, de manera ingeniosa,  todas esas historias de quienes tienen que huir de su hogar para salvar su vida afrontando todo tipo de discriminaciones y demostrando, como dicen en el libro, "la capacidad que tenemos para resistir y reconstruirnos".

Es un cántico a la visibilidad de nuestro presente, el que tenemos a la vuelta de la esquina y del que nos tenemos que hacer responsables.

Una buena elección para seguir luchando por lo que creemos justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario