lunes, 30 de marzo de 2015

Un tanque de guerra que combate la ignoracia

 
 
Ya que acaba de pasar el día de la poesía y se acerca la Feria del Libro en varias ciudades, aquí os dejo una original manera de difundir la literatura.
 
La idea parece un poco rocambolesca, pero realmente es una gran "vuelta de tuerca" a la imaginación y a la historia, ya deja totalmente claro cómo se puede convertir algo horrible en todo lo contrario.
 
El artífice es Raúl Lemesoff, un argentino que compró un Ford Falcon 79 que había pertenecido a las fuerzas armadas de su país (de la época de la dictadura argentina) y lo convirtió en un tanque con el que se pasea por las calles ofreciendo más de 900 libros.
Lo llamó ADIM, Arma de Instrucción Masiva, y es una iniciativa con la que viaja por varias ciudades regalando y aceptando donaciones.
 
"El ADIM se ha creado para que las personas reconozcan varios aspectos de la vida: compartir, educación y pasar bien el tiempo. Es una contribución por la paz mediante la literatura", explica el artista.
 
Su única exigencia: que prometan leer lo que se lleven. “Mis misiones son muy peligrosas”, bromea el artista, “ataco gente de una manera amable y divertida”.
 
Aquí  queda un vídeo de como actúa. Una gran forma de difundir la lectura. ¡Enhorabuena!
 
 

4 comentarios:

  1. Me ha encantado ese arma de instrucción masiva...ojala todos los tanques fuesen como ese...
    Un abrazo y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ojalá, ahora que estamos más metidos en la recuperación, quizá salgan más proyectos así!

      Eliminar